METAFÍSICA & NEUROCIENCIA Parte 2

DIETA MENTAL EN 5 PASOS:

Cómo organizar nuestra rutina a favor de la dinámica cerebral

Sin dudas la capacidad más grande que tenemos como seres humanos es la capacidad de pensar, de crear y de mejorar. Desde que el hombre es hombre, piensa, pero nunca hasta ahora se ha sabido tanto y se ha tenido tanta información sobre nuestra máquina de pensar: el cerebro. Si bien, los neurocientíficos coinciden en que cada día se avanza y se profundiza más en su funcionamiento, todavía queda mucho camino por recorrer.

MENTE Y CEREBRO:

Lo primero que hay que consignar es que la mente no es el cerebro. El cerebro es la maquinaria física de neuronas y vasos sanguíneos, y la mente es la energía que se expresa a través de ella, haciéndonos percibir el mundo. Si un cañón de proyección está defectuoso, por más que la energía en forma de corriente eléctrica lo atraviese, dará como resultado la emisión de luz, pero en una imagen distorsionada.

Segundo: nuestro cerebro no siempre fue igual sino que se ha ido mejorando con la evolución de la especie. Primero fue el cerebro reptiliano, luego el límbico o emocional y finalmente el córtex que nos brinda la lógica y el razonamiento. De esta manera, la mente del hombre se puede expresar a través de una herramienta cada vez mejor.

En la actualidad, y gracias a la RNM (resonancia nuclear magnética) entre otros avances, se ha podido saber más en cuanto a como está conformado el cerebro, cómo son sus mecanismos, las sustancias que este produce y cómo afectan a todo nuestro organismo. Así sabemos que, para el cerebro, hay mejores maneras de hacer las cosas y formas precisas de organizarse y ser más eficiente; todas cuestiones que siempre se han intuido pero que ahora se pueden comprobar, estadificar y cuantificar.

Conociendo estos procesos y aplicando técnicas sencillas, podemos desarrollar nuestras actividades a “favor de la corriente cerebral/mental”, cansarnos menos, producir más, y en definitiva realizar lo que estudiamos en Metafísica que es “resolver situaciones para ser más felices”.

DIETA MENTAL:

Basada en las Leyes Mentales, que aprendemos de Emmet Fox, Conny Méndez y Rubén Cedeño, y también en los postulados de la Neurociencia en cuanto a los mecanismos de la inteligencia emocional/racional, “DIETA MENTAL EN 5 PASOS” propone una forma sencilla de organizar nuestras actividades diarias para que sean realizadas con:

– Menos gasto de energía.

– Menos estrés.

– Más eficiencia.

FUNDAMENTOS:

– sus principios básicos están formulados según los descubrimientos de las Neurocienciencias, Psicología y Psiquiatría, y no en una visión personal, pero la idea es que cada cual reformule la propia de acuerdo a sus estilo de vida, actividades y necesidades.

– como toda dieta, cuenta con 5 comidas o 5 momentos de actividad que tienen que respetarse.

DESAYUNO: es cuando las reservas de glucosa y oxígeno, alimento principal del cerebro están más altas. Es el momento del CPF (Cortex Pre Frontal) que es el cerebro más nuevo y a la inversa de los coches, es el que más energía consume, razón por la cual realizaremos aquellas tareas que más energía le insumen como: planificar, reflexionar y visualizar todo lo que debemos realizar a lo largo del día. Asiento de la IQ (inteligencia racional), el CPF está especializado en cinco tareas que nos hacen ser más eficientes:

– Comprender.

– Memorizar.

– Recordar:

– Inhibir.

– Tomar decisiones.

A levantarse temprano y hacer el “desayuno mental” ya que esto determinará en gran parte el éxito del día. No en vano se la considera la comida más importante.

MEDIA MAÑANA: una vez empezada la jornada de trabajo las reservas del CPF van disminuyendo y aumentan la adrenalina y el cortisol y con ello el riesgo de estrés. Si se “sobreplanifica” programando más tareas de las que podemos realizar, el CPF se agota y busca “apagarse” y descansar mediante dos mecanismos: la distracción y la “promesa de placer”. Cansarse es sinónimo de cometer errores. Por ello es importante la pausa de la media mañana donde podemos tomar un café, ver un video corto o dar un paseo para que se activen otras áreas del cerebro, más específicamente el Cerebro Límbico, que es el asiento de la EQ o inteligencia emocional. Podemos pensar en lo que haremos el fin de semana, un viaje programado o algo que nos entusiasme. El CL es el “gestor de las emociones” y si aprendemos a usarlo subirá la dopamina y la serotonina y podremos volver al trabajo racional sin agotarnos. Las pausas deben ser programadas.

ALMUERZO: es la hora sagrada. El trabajo reglado ha concluido o está en su pausa más larga y debe ser nuestro momento. Estudiar algún texto de la amplia bibliografía Metafísica recomendada entre 30 minutos y una hora diaria, no solo nos asegura una mejor comprensión de la realidad, sino que favorece procesos que mantienen joven al cerebro como la reconexión neuronal y la plástica cerebral. La calidad del “alimento mental” es casi más importante que la cantidad, por ello debemos ocuparnos de estudiar todo aquello que pueda conducirnos a ser mejores y no tan solo a distraernos o divertirnos. Eso también está contemplado en esta dieta.

MEDIA TARDE: muchos han terminado su jornada laboral, pero quienes han vuelto al trabajo ya tienen el CPF en pleno funcionamiento otra vez. A estas horas de la tarde las reservas que se necesitan para los procesos lógicos no pueden ser restauradas en su totalidad, esos solo lo pueden hacer las horas de sueño. Por lo tanto necesitamos un respiro consciente para que la actividad cerebral se enfoque en una parte del cerebro que podríamos llamar el “cerebro lúdico” y que si bien están en el córtex, nos darán un plus de dopamina y serotonina que contrarreste el estrés de la jornada laboral cargada de adrenalina y cortisol que primero nos sobreexitan y luego nos agotan. Es el momento de activar el córtex:

– Motor: caminando o haciendo deporte.

– Visual: viendo una película, fotos.

– Auditivo: escuchando música.

– Olfatorio y gustativo: haciendo una pausa de café o infusiones, deleitándonos en el aroma de un perfume o encendiendo una barrita de sahumerio.

Esto deberá adecuarse a si estamos o no en el trabajo y de si contamos con más o menos tiempo, siempre recordando que no es la cantidad sino más bien la calidad del tiempo empleado lo que cuenta.

CENA: es el momento de la evaluación del día transcurrido mediante tres acciones:

– Observar.

– Etiquetar.

– Gestionar.

La OBSERVACIÓN en si, no es una tarea que le insume al cerebro gran gasto de energía, si aprendemos a no quedarnos “enganchados” en un bucle interminable de pensamientos. Esta es la hora de hacer la meditación retrospectiva que nos enseñan autores como Max Heindel o Rubén Cedeño en sus textos. Se trata de observar de atrás para adelante, los acontecimientos del día, los resultados que hemos obtenido y el clima de plenitud o ansiedad en que nos hemos desenvuelto. Si estamos preocupados por un imprevisto o hemos tenido un sentimiento negativo nuestro cerebro límbico profundo, más precisamente la amígdala, nos producirá toda la carga de neurotransmisores que nos mantendrá en esa preocupación, pero si en esa observación definimos ¿qué nos pasa?, lo hacemos consciente, se conecta nuevamente el CPF y esa emoción disminuye su intensidad. Como dice el biólogo Estanislao Bachrach: “lo que te pasa, comienza a pasarte menos”. Para esto usamos la técnica del ETIQUETADO de esas emociones o “labeling” en inglés, – para ser conscientes de qué sentimos y el porqué asumimos un determinada actitud ante lo que nos toca vivir.

Es la hora de de descubrir esos Pensamientos Automáticos Negativos (ant´s) u hormigas que según Daniel G. Amen, nos hacen caer en roles que nos alejan de la felicidad y la eficiencia. Esto se explicó en más detalle en un artículo anterior con título “Observa tus hormigas”.

Con esta información ya tenemos muchos aspectos que GESTIONAR y mejorar. Puntos que serán incluidos en la nueva planificación de nuestro “desayuno mental” a la mañana siguiente.

Así como el estado de salud física no puede responder a una dieta aleatoria, tampoco el proceso de mejoramiento personal puede dejarse librado al azar. Porque,

“SER MEJOR ES SER MÁS EFICIENTE”

Blog

Últimas noticias

Yosoyo
Tomando en cuenta la frase de Friedrich Nietzche “Todo lo decisivo surge a pesar de”, podríamos completarla con … surge a pesar de “que hacemos planes para el pasado” ¿Y esto que quiere decir? El
Yosoyo
Las grandes obras literarias de la historia de la humanidad tienen muchas lecturas y su simbolismo interno cobra protagonismo con el paso de los años, como la natural sedimentación de las ideas
Yosoyo
RELACIÓN ENTRE METAFÍSICA Y NEUROCIENCIA Podemos abordar una definición coloquial de la Metafísica: “La metafísica en una enseñanza práctica que resuelve dificultades y hace a la gente feliz”,